viernes, 8 de mayo de 2020

Tantrum Confinado - Número Extra (y benéfico)

La revista Tantrum, en la que participo como miembro del consejo editorial, publica un número extra: Tantrum Confinado

Tantrum Confinado - Tomás Rivera


En esta ocasión, la revista estará disponible únicamente en formato electrónico. Y es especial por varios motivos.

El primero, que volvemos a contar con cuatro grandes autoras que ya habían colaborado con Tantrum con anterioridad, y que han prestado su trabajo de forma totalmente desinteresada.

Cristina Jurado, con el relato de space horror «El niño que diseccionaba ranas». Es una narración claustrofóbica, que confirma la idea del espacio exterior como un lugar hostil, frío y abismal.

Lola Robles, con «Getsemaní», una historia de inspiración romántica, cuyo estilo narrativo recuerda al que ya empleara en su anterior visita a Tantrum, «De vampiros locos». 

Vanesa Santiago aporta «Ciudad», una narración fantástica que muestra amor por los libros y la palabra escrita. Su transfondo evoca lejanamente al de Cántico por Leibowitz, deWalter M. Miller Jr., pero su estilo y su tono la acercan mucho más a Michael Ende. 

Alicia Pérez Gil ofrece un relato breve pero muy impactante, de terror contemporáneo. En «El parpadeo» nos recuerda que los monstruos existen, especialmente dentro de nosotros.

Por otra parte:

Santiago Eximeno trae «Camino del cielo», un relato más extenso de lo habitual en él, amante de lo breve. Es una ucronía en la que Alemania resulta vencedora de la II Guerra Mundial, pero la gran aportación de Santiago es retratar el papel que tendría España en la Europa resultante de la victoria Nazi. Y no es muy halagüeño.

Sam G.C. escribe «Alter Ego 2.0», una revisión del clásico tema de Príncipe y mendigo, pero más oscura y con la intervención de las aplicaciones sociales para móvil. Los giros de guión le confieren mucho interés a su historia. 

Y yo firmo «El verano en que fuimos Goonies», que quería ser mi propia historia del subǵenero "Nostalgia de los años 80 con niños en bicis BMX". Un poco de E.T, otro poco de Los Goonies, mucho de Cuenta Conmigo y un poquito de Stranger Things. Pero todo en Galicia. 


Y por supuesto, incluye un juego de Santiago Eximeno. En este caso Ítaca, un juego de rol que solo necesita dados y monedas, y que se puede jugar en familia. 

La portada es cortesía de Sparse (Ahmed Mostafa), autor de las portadas de los números 4, 5 y 6. 


Tantrum Confinado - Tomás Rivera


El otro motivo que hace especial este Tantrum Confinado es que toda la recaudación de la revista será destinada a la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras. Muchas gracias a todos los involucrados.

Tantrum Confinado puede comprarse a partir de un euro, y el comprador escoge cuánto desea donar


Comprar en Impresiones Privadas 
Comprar en Lektu 


Creditos de las imágenes
Tantrum: Impresiones Privadas
MSF: Pixabay